Senador Arístides Victoria dice PLD ha actuado siempre con equilibrio. 

Arístides Victoria Yeb, senador del Partido de la Liberación Dominicana por la provincia María Trinidad Sánchez, dijo que esa organización política  ha actuado siempre con equilibrio en la toma de decisiones de los estamentos del Estado dominicano.

Al referirse de manera específica a la conformación de  Junta Central Electoral, Victoria Yeb expresó que el Partido de la Liberación Dominicana  se manejó con sensatez en el 2007 y en el 2010 pactando con las demás fuerzas política.

“El PLD no hizo lo que los partidos de oposición hacían, y quieren exigirnos una posición distinta a la que ellos tenían”, recordó Victoria Yeb entrevistado en el programa Despierta República Dominicana, referido por la Secretaría de Comunicaciones  del PLD.

El también miembro del Comité Central peledeísta agregó que todo el mundo conoce la historia de la Junta Central Electoral en el 1998 y en el 2002 cuando el PLD era minoría en el Congreso Nacional.

Manifestó que la Junta Central Electoral presidida por Roberto Rosario ha cumplido con la responsabilidad que le fue encomendada y que su gestión ha sido reconocida por organismos internacionales.

Indicó que esa junta jugo un papel histórico con el tema de registro civil en el país y que adecentó las oficialías del Estado civil.

“Las oficialías del Estado civil eran un comercio. Los oficiales del Estado civil, anterior a la llegada de esta junta, era un comercio donde los miembros de la junta repartían los oficiales del Estado civil donde habían un gran cumulo de trabajo”, declaró.

Ratificó que en las pasadas elecciones no hubo fraude y que el PLD ganó limpiamente. “No hubo ceros ni palitos”. “La oposición debe trabajar en el pueblo para ganarse la simpatía de la gente”.

No obstante aclaró que el PLD es un partido político y que sus dirigentes tienen que actuar como tal, agregando que por lo tanto no se van a dejar presionar  por grupos políticos, sociedad civil y adversarios, que tienen sus intereses políticos.

Compartir
Artículo anteriorHumorada
Artículo siguienteManos a la obra