Es  posible que no haya un peledeísta, trátese de dirigente nacional, dirigente local, intermedio o de base del Partido, al que no se le haya acercado alguien para preguntarle cómo puede organizarse en el PLD y qué tiene que hacer para  ser parte de la organización.

Se trata de  una pregunta animada por dos situaciones. La primera, la simpatía que el Partido de la Liberación Dominicana despierta entre miles de dominicanos. No solo entre la masa de electores jóvenes que han alcanzado la edad de adulto durante la etapa que le ha correspondido gobernar a nuestro partido, sino también entre personas mayores, desengañadas por la organización en la militaban o por la que simpatizaban, o porque han visto que desde el gobierno el Partido morado ha hecho lo que ellas esperaban hiciera la organización con la que se identificaban. La segunda situación: el tiempo que tiene el  PLD con el padrón cerrado. Desde el año 2013 el Partido tenía su padrón cerrado, lo que motivaba que mucha gente no tuviera otra opción que  organizarse en un equipo o movimiento de apoyo.

En los próximos días se hará oficial la apertura del padrón partidario, luego de trabajarse en la creación de la metodología que se aplicará en esa tarea. Así lo han hecho saber las compañeras Míriam Cabral, titular de la Secretaría de Organización, y la compañera Alejandrina Germán, miembro del Comité Político.

Lógicamente, se establecerá un límite de tiempo para la organización de los simpatizantes que deseen ingresar al Partido. Esta delimitación temporal la impone la dinámica electoral, pues hay que producir un corte con tiempo suficiente para que se sepa con certeza y sin motivar suspicacia quiénes tienen derecho para votar en el próximo proceso eleccionario interno.

Desde que se hizo pública la intención de abrir el padrón partidario para la incorporación de nuevos miembros, en el PLD se ha sentido la presión de parte de los cientos de miles de dominicanos y dominicanas que desean hacer sus aportes al país desde las filas de la organización. De gentes que quieren pasar de la situación de simples votantes por el PLD en procesos eleccionarios organizados por la Junta Central Electoral a militantes con derechos y deberes en el Partido fundado por el mayor organizador que ha tenido República Dominicana: el profesor Juan Bosch; de gentes que tenían que limitarse a expresar a una firma encuestadora su intención de votar por el PLD, pero que desde hace tiempo lo que quieren es estar organizadas en él y trabajar en la conquista del voto de otros; en fin, de gentes que quieren convertirse en sujetos políticos porque desde esa posición pueden hacer un aporte mayor que el que se puede hacer desde la grada de los observadores.

La oportunidad que se les dará a los simpatizantes para que se organicen en el Partido es un gran reto para nuestra dirección. Estamos obligados a desarrollar un proceso creíble, en un país en que predominan la suspicacia y la desconfianza. Además de creíble, el trabajo  que se realice para la organización de  nuevos miembros no debe aumentar las debilidades que se ha reconocido tiene nuestro padrón.

Sin embargo, pese a lo delicado de los mencionados retos y de otros que de manera natural se desprenden de este tipo de compromisos, en el Partido se cuenta con la experiencia y la disposición suficientes para acometer esta tarea con el éxito que ya es característico en el PLD. Por eso no albergamos temores. Nos pondremos a la altura de este nuevo compromiso, conscientes de que en su buena realización descansa en gran medida el desarrollo de un proceso eleccionario interno exitoso y un desempeño electoral victorioso en el año 2020.