Del 1 al 15 de julio de 2014

En honor al General Omar Torrijos, líder de la llamada revolución panameña, funciona en la zona sur de la ciudad capital un conjunto de comités intermedios del Partido de la Liberación Dominicana que llevan el nombre de este patriota latinoamericano.

Inició con un pequeño núcleo, que después del proceso de apertura del PLD se multiplicó en cuatro y luego en seis comités intermedios que funcionan en los barrios y urbanizaciones de la parte sur del Distrito Nacional.

Todos juntos componen el Bloque de Comités Intermedios General Omar Torrijos, un conjunto de organismos medios de peledeístas que provienen del anterior Comité Omar Torrijos y que por la división territorial del Distrito Nacional ubicó algunos de ellos en la Circunscripción número 1 del Distrito Nacional y dos de ellos en la Circunscripción 4 de la Provincia Santo Domingo.

Seis intermedios entonces comparten las responsabilidades del trabajo político y electoral en la denominada parte sur de la capital, específicamente desde el kilómetro 8 de la carretera Sánchez hasta llegar a la avenida Luperón, abarcando los barrios y urbanizaciones ubicadas al norte y al sur de la mencionada vía, zona que popularmente se conoce como “Los Kilómetros”.

Dentro de los barrios y urbanizaciones que abarcan el área de influencia de estos organismos se encuentra el Kilómetro 8, Miramar, San Miguel, San Gabriel, Invi, Residencial José Contreras, Gacela, Buenos Aires del Mirador, Urbanización Montesinos, Bella Casa y Nordesa, entre otros.

Este bloque queda constituido luego de la apertura del Partido que produjo el VI Congreso Profesor Juan Bosch. Fue el resultado del Comité Intermedio General Omar Torrijos (Madre) de donde surgieron seis comités, y en el año 2005 los cuatro intermedios que quedaron en el Distrito Nacional dieron espacio a otros dos nuevos, para llegar a seis.

Los compañeros Pedro Joaquín Y Beatriz Ovalle, presidentes de los Comités Intermedios D y C respectivamente, respondieron preguntas de Vanguardia del Pueblo detallando, en gran medida, la situación de esas estructuras y presentando los elementos críticos para un trabajo más efectivo en su territorio, ampliamente dominado electoralmente por el PLD.

Vida orgánica

Pese a ser organismos con una alta militancia y teniendo en su haber los triunfos en los últimos procesos electorales, este pujante bloque de Comités Intermedios apenas cuenta con un solo local. De los seis que funcionan, solo el Comité Intermedio originario cuenta con un local, que por fortuna es propiedad del Partido, adquirido con fondos generados por múltiples actividades financieras.

Los demás han tenido sus espacios, que han perdido, teniendo que hacer sus reuniones y encuentros en casas de familia y en los clubes de la zona.

Los entrevistados informan que en el proceso electoral pasado el local de que disponen se usó para la planificación y control del trabajo del Bloque.

Beatriz Ovalle confiesa, con mucho pesar, que como sucede en gran parte del país, los Comités Intermedios y los Comités de Base del bloque Omar Torrijos no se reúnen periódicamente. “Cuando la dirección del Partido asigna algún trabajo, se convoca a los compañeros y compañeras miembros y se asume el compromiso, por la disciplina”, dijo Ovalle, añorando los tiempos de las reuniones periódicas y cómo las mismas se reflejaban en el desarrollo político de los dirigentes.

Citó el caso del recién celebrado Día de la Madres, que a solicitud de la compañera Míriam Cabral, miembro del Comité Político, los Intermedios realizaron una convocatoria, aglutinando cientos de madres de la zona, lográndose una actividad hermosa y de compenetración con el PLD.

Pedro Joaquín explica con sinceridad que si no se reúnen arriba, los niveles intermedios e inferiores no se sienten motivados. A ello atribuye la ausencia de vida orgánica alrededor de los Intermedios en el Bloque al cual pertenecen y en todo el Partido. “Si la parte de arriba no se reúne, nos quedamos huérfanos de líneas y mandatos que nos obliguen a reunirnos y desarrollar un trabajo político más allá de lo electoral”, afirmó.

Y a propósito del tema electoral, el compañero Pedro Joaquín hizo un aparte en su exposición para denunciar lo que entiende es una “carrera acelerada para destruir el liderazgo político”.

De ejemplo puso una publicación en donde desde la Junta Central Electoral se informaba que usarían a maestros y maestras afiliadas para capacitar los funcionarios de mesa.

“Quien está llamado a educar en política y mucho más en el terreno de lo electoral son los dirigentes partidarios, quienes han agotado toda una experiencia en ese ámbito”, expresó Pedro, en un llamado a la atención al presidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario.

Las resoluciones del Congreso

Hasta el momento de la entrevista el Bloque de Comités Intermedios General Omar Torrijos no se había reunido para comenzar a aplicar las recomendaciones del recién concluido VIII Congreso. Dicen que esperan las directrices para actuar conforme al caso.

No obstante, adelantan que la ventaja que tienen de tener en su seno dirigentes de larga experiencia que han participado de manera activa en otros congresos, les ha llevado a la idea de hacer un gran encuentro de los Comités Intermedios que funcionan en el área geográfica, para diseñar acciones y organizar actividades en beneficio político para esa área en términos de vínculos con la comunidad.

 

Sincerar el Padrón

Ovalle coincide con otros compañeros en que se aplique una auditoría al padrón de miembros del Partido de la Liberación Dominicana, aunque aclara que no debe ser unidireccional ni mucho menos a cargo de un solo órgano del PLD. “Se tiene que realizar una labor de motivación y convencimiento para que compañeros y compañeras sean partícipes de ese proceso”, comentó refiriendo experiencias en ese tipo de operativos que han traído cierta desconfianza e incredulidad.

Apunta que en los organismos se conocen las debilidades orgánicas, que lo que hace falta es determinación y voluntad para aplicar los correctivos que se imponen para subsanar esos casos.

Sobre la multiplicación de los Intermedios, dice que en el caso del dirigido por ella si se aplica a pie juntilla lo que dicen los Estatutos, sí, pero que la realidad es otra.

Pedro Joaquín informa que el Comité Intermedio Omar Torrijos D responde a las misma características que describió Beatriz Ovalle, aunque advierte que tanto para la auditoría del padrón como para la multiplicación de los organismos, tiene que primar la sinceridad. “Lo que se ha dado es una práctica de formar muchos comités de base, ficticios en su gran mayoría, para entonces exigir”, denunció, desligando el Bloque de los Torrijos de esa práctica por el alto número de dirigentes formados en la escuela originaria del PLD. Anota que no se puede “dividir por dividir”, significando con esa frase que tanto el territorio como los miembros tienen que ajustarse a la realidad.

A favor del PLD

En los procesos electorales la zona de estos Comités Intermedios responde de manera fiel al Partido de la Liberación Dominicana y a su propuesta de candidaturas.

Presenta el caso de los Intermedios que presiden ambos a los que les toca el trabajo de supervisión del recinto electoral que funciona en el Colegio Víctor Garrido, con 29 colegios electorales, en los cuales desde las elecciones del año 2004 el PLD las ha ganado todas y con un triunfo de partido a partido, una zona que era bastión perredeísta.

Los compañeros entrevistados apuntan que de 68 colegios electorales que funcionan en el área de influencia de los seis Comités Intermedios en los últimos cinco procesos electorales, el PLD ha salido victorioso con un porcentaje redondeado en 58 por ciento de los votos emitidos.

“Tenemos el privilegio de contar en una gran mayoría con la aceptación de los residentes en esta zona”, destacó Beatriz Ovalle en su respuesta, con la que se identificó Pedro Joaquín.

Coinciden también en afirmar que a esas barriadas ha llegado la impronta de las gestiones de gobierno del PLD, tanto del ejecutivo como del municipio, y eso se refleja en votos y simpatías, a lo que se suma que en la zona se hace el trabajo en términos partidarios, con mucha entrega y dedicación. “Sabemos dónde están los electores y tenemos contactos permanentes con ellos”, precisan para destacar que se hace una labor real.

Destacaron también que el liderazgo político del PLD, como organización política, se deja sentir en la zona, lo que se vuelca en simpatías y admiración.

Relación con la sociedad

Los entrevistados por Vanguardia del Pueblo dan fe de que los miembros y dirigentes del PLD en la zona de los barrios de la parte sur de la capital están involucrados en organizaciones de la comunidad, como iglesias, clubes sociales, juntas de vecinos y otros.

En el Bloque de Comités Intermedios General Omar Torrijos el PLD cuenta  con un equipo humano comprometido, dispuesto siempre a dar la batalla, que considera que debe primar la sinceridad y explicarse que hay cosas que no funcionan, que tienen que ser superadas para superar los retos que el Partido tiene por delante, tanto en el plano electoral como en el de la inserción en las comunidades para resolver sus problemas.