Temístocles Montás dice como Gobierno PLD ha sido ejemplar y como partido debe mejorar.

Juan Temístocles Montás, fundador y miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), contrastó las transformaciones logradas desde el Poder con la situación interna que está viviendo esa organización en la actualidad.

“Para buen entendedor, pocas palabras bastan”, acopió el refranero popular el dirigente político al externar sus valoraciones de carácter constructivo para con la organización que al terminar el presente cuatrienio habrá completado 20 años en el poder.

Refirió que desde los origines del PLD el discurso del líder fundador, profesor Juan Bosch, fue evitar que la considerada su obra más perfecta se convirtiera en un conglomerado de aspirantes a puestos dirigenciales o del gobierno.

“Él decía, en un partido de aspirantes hay siempre más de uno que aspira a una determinada posición.  Y en la mayoría de los casos los aspirantes a un mismo puesto o cargo acaban enfrentándose con saña propia de enemigos. Y a cada uno de los enfrentados le siguen grupos que son grandes cuando la posición a que se aspira es a la presidencia de la República”, enfatizó Montás reseñado por la Secretaría de Comunicaciones del PLD de su ponencia en la conferencia “los 43 años de fundación del Partido de la Liberación Dominicana y los 20 años de su llegada al poder”.

montas-29-9-16-2“El PLD está viviendo una situación muy especial”, acotó inicialmente Temístocles Montás pasando a reseñar la evolución histórica del PLD y abundar en detalles acompañados con ilustraciones de la contribución de esa organización política en la transformación económica y social del país; terminando con sus juicios críticos a la vida interna peledeista.

Explicó que la manera pensada por Juan  Bosch para evitar que el PLD deviniera en un partido más de la pequeña burguesía fue estructurándolo en organismos, cuyas decisiones frenaban el individualismo y  al mismo tiempo garantizaban la disciplina y apego a los métodos de trabajo; concepción extraída de la historia de la iglesia católica y de la formación militar.

Citando al líder histórico del PLD , Temístocles Montás dijo que como ente aislado el ser humano actúa para beneficiarse a sí mismo, y que para que practique un accionar colectivo debe imponerse la disciplina del colectivo a que pertenezca.

A manera conclusión  dijo que la decisión de Juan Bosch para fundar al PLD se debe a tres aspectos esenciales o razones por las que abandonó al Partido Revolucionario Dominicano:  Primero, diferencia a fondo con la organización partidaria; Segundo, discrepancias sobre la afinidad con entidades políticas aliadas  internacionales; y tercero, visión diferente sobre el abordaje de los procesos electorales.

“Bosch fue un abanderado de la política como instrumento ético al servicio del pueblo”, matizó Temístocles Montás ante los presentes en el Gran Salón de la Casa Nacional del PLD donde fue organizada la conferencia.

Al introducir la actividad y dar la bienvenida, el titular de la Secretaría de Asuntos Económicos del PLD, Daniel Toribio, refirió que el equipo de trabajo que dirige convino en la necesidad de refrescar la historia de esa organización política y su analizar su impacto en los cambios y transformaciones de la sociedad dominicana.

Junto a Toribio estuvieron presentes los subsecretarios Marcelo Puello, América Bastidas, Julio Aníbal Fernández, Luís Toribio, Luís Santos Burgos, Daris Javier Cuevas, Athaualpa Domínguez, Víctor Manuel Peña, Edita Rodríguez, Rudy Ramírez, Faustino Jiménez, y  Rafael Fernández.

Sostuvo que a pesar de que muchos dominicanos desean emigrar, posterior al acenso al poder del PLD en el 1996 se produjo un proceso de llegada de extranjeros al país con interés de involucrarse en las actividades económicas nacionales y que por ello hoy en día vemos la notoria presencia de franquicias internacionales.

“Entonces pensamos en cómo manejar el tema del cambio a la luz de un partido político como el PLD que se fundó hace 43 años y 20 que llegó por primera vez al poder”, indicó Toribio.

Compartir
Artículo anteriorNo debe repetirse jamás
Artículo siguienteAcciones preventivas