Exhorta al Presidente Danilo Medina  seguir gobernando con humildad.

Reinaldo Pared Pérez, Secretario General del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)  en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional, exhortó al Presidente Danilo Medina a seguir gobernando teniendo presente a Dios en todas sus actuaciones y ejecutorias para que el éxito jamás le sea ajeno.

Las palabras fueron pronunciadas por  Pared Pérez  en el acto de juramentación de Danilo Medina y Margarita Cedeño de Fernández como Presidente  y Vicepresidenta respectivamente  para el período de gobierno constitucional  2016-2020.

Afirmó que el estilo de gobernar del Presidente Danilo Medina, cercano a la gente,  fue validado y legitimado por el pueblo dominicano, al ratificarlo con el 62% de los votos sufragados, dándole el derecho para un segundo mandato consecutivo al frente de la dirección del país.

“Su estilo de gobernar cercano a la ciudadanía; próximo y accesible a la población; de una sencillez y humildad sin precedentes; solidario con el dolor ajeno  y demás necesitado, nos hacen recordar a cada momento, a cada instante, a su Maestro, que es el mío y que es también el de muchas generaciones de dominicanos y dominicanas, ese inmortal de nuestra Patria y de la América Morena y Latina, de las Letras y del ejercicio político decoroso, ese que se mantiene y mantendrá presente de manera eterna en el corazón de cada buen ciudadano, como lo es el imperecedero JUAN BOSCH.”, precisó el dirigente peledeísta.

Reinaldo Pared Pérez destacó el crecimiento económico que en el último cuatrienio ha tenido la república Dominicana, que  no solo es el más alto de la región, sino que es tomado de ejemplo por otras naciones; entre otras ejecutorias.

A continuación el texto  discurso  pronunciado por Reinaldo Pared Pérez, presidente de la Asamblea Nacional, con motivo de la juramentación del Presidente Danilo Medina Sánchez y la Vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández, para el período constitucional 2016-2020.

 

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DR. REINMALDO PARED PÉREZ, PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, CON MOTIVO DE LA JURAMENTACIÓN DE LOS SEÑORES DANILO MEDINA SÁNCHEZ Y MARGARITA CEDEÑO DE FERNÁNDEZ, COMO PRESIDENTE Y VICEPRESIDENTA DE LA REPÚBLICA DOMINICANA PARA EL PERÍODO CONSTITUCIONAL 2016-2020.

Excelentísimo Señor Presidente ConstitucionaldelaRepúblicay Presidente electo y proclamado, Lic.DaniloMedinaSánchez.

Excelentísima SeñoraVice Presidenta Constitucional de la República yVicePresidenta electa y proclamada,Dra.Margarita CedeñodeFernández

Distinguida PrimeraDamadela República,Licda.CándidaMontilla deMedina

 

ExcelentísimosSeñoresJefesde Estados,deGobiernos ydeMisionesEspeciales

 

Sumajestad JuanCarlosI,ReyEmérito deEspaña

 

SuEminenciaReverendísima, Arzobispo NicolaGirasoli, EnviadoExtraordinariode SuSantidadFrancisco

 

Honorable SeñorPresidente del Tribunal Constitucional,Dr.Milton RayGuevaraydemásMagistrados

 

HonorableSeñoraPresidenta dela CámaradeDiputadosyVicePresidenta delaAsambleaNacional,Licda.Lucía MedinaSánchez

 

Honorable Señor PresidentedelaSuprema CortedeJusticia,Dr.MarianoGermán Mejía ydemásMagistrados

 

 

Honorables Señores Secretarios y Secretaria del Bufete Directivo de la Asamblea Nacional.

 

Honorables Señores Miembros del Cuerpo Diplomático, Consular y de los Organismos Internacionales acreditados en el país.

 

Honorables Asambleístas

 

Honorable Señor Presidente de la Junta Central Electoral, Dr. Roberto Rosario Márquez y demás Miembros

 

Honorable Señor Presidente del Tribunal Superior Electoral, Lic. Mariano Rodríguez y demás Magistrados

 

Honorable Presidenta de la cámara de Cuentas de la República Dominicana, Dra. Licelot Marte de Barrios y demás Miembros

 

Honorable señora Defensora del Pueblo, Dra. Zoila Martínez y demás Miembros.

 

Ministros, Ministras, Directores y Administradores Generales

 

Autoridades Civiles y militares

 

Invitados Especiales

 

Señoras y Señores

 

Pueblo Dominicano:

 

No  ha sido producto ni consecuencia de la casualidad; tampoco reflejo del azar, el hecho de que las dos fechas más importantes en la Historia de la República Dominicana, hayan sido reservadas para dos de los actos también más resaltantes en el acontecer oficial nacional.

 

La primera de estas  dos fechas lo es 27 de Febrero, día  de la Independencia Nacional,  en la que cada año el Presidente de la República, tiene  la obligación   de “rendir cuentas anualmente, ante el Congreso Nacional, de la administración presupuestaria, financiera y de gestión ocurrida el año anterior “, por una aplicación combinada de los artículos 114 y 128, numeral 2, literal 1) de nuestra Carta Magna.

 

La segunda de estas dos fechas, lo es el 16 de agosto, día de la Restauración de la República Dominicana, y en la que cuatro años, son juramentados  y posesionado, todos y cada u no  de los  funcionarios públicos  electivos, en especial el Presidente y Vicepresidente  de la   República por ante la Asamblea Nacional, al tenor de lo que disponen los artículos 120 y 126 de la Constitución de la República.

 

Es por lo expresado en el párrafo que antecede, que siendo  hoy 16 de agosto del año 2016, día en que recordamos y celebramos el 153 aniversarios de la gloriosa gesta restauradora, encabezada y llevada  de la mano inmortal Gregorio Luperón, y después  de haber juramentados y posesionados a todas la autoridades congresionales  y municipales  de todo el país, asistimos con toda  la formalidad  exigida y el rigor necesario a tomarle  a Usted, Lic. Danilo Medina Sánchez y a Usted, Dra. Margarita  Cedeño de Fernández, el juramento requerido  por la Constitución de nuestro país, para el ejercicio de las funciones como Presidente y Vicepresidente  de la República respectivamente, para el período 16 de agosto 2016 al 16 de agosto 2020.

 

Hoy, justamente hoy, Lic. Danilo Median Sánchez y Dra. Margarita Cedeño  de Fernández se cumplen cuatro años de su juramentación y puesta en posesión  para el ejercicio de su primer mandato presidencial en la República Dominicana, actos que también estuvieron a cargo nuestro.

 

En esa ocasión, es decir el 16 de agosto del año 2012, decíamos y sosteníamos, que su “elección para dirigir la nación no pudo ser más acertada”, que Usted reúne condiciones excepcionales para dirigir un país, en especial  la República Dominicana, que la “Sobriedad, capacidad, y experiencia de estado, prudencia, discreción, confianza, honestidad, ecuanimidad, son cualidades indispensables para un jefe de Estado y usted las tiene” y agregábamos, en ese memorable e histórico 16 de agosto, que Usted “ siendo Presidente de la República, el país seguirá ascendiendo nuevos peldaños en el proceso de consolidación institucional y de la democracia social” y de que era y es  “ un  convencido de la economía que funciona y empuja a  los  pueblos hacia el progreso, es la que se fundamenta  en  políticas fiscales responsables y la que se esfuerza en disminuir la desigualdad y reducir la pobreza”

 

Y que ha ocurrido al término de estos cuatro años? Que esas palabras a las que hicimos referencias entre otras, se han convertido en una incontrovertible y positiva realidad para el pueblo dominicano, lo que le fue reconocido a Usted en las elecciones llevadas a cabo en el presente año, al acumular un 62% de votos sufragados en su beneficio, lo que le validó y le legitimó el derecho para un segundo mandato consecutivo al frente de la dirección del país.

 

Su estilo de gobernar cercano a la ciudadanía; próximo y accesible a la población; de una sencillez y humildad sin precedentes; solidario con el dolor ajeno  y demás necesitado, nos hacen recordar a cada momento, a cada instante, a su Maestro, que es el mío y que es también el de muchas generaciones de dominicanos y dominicanas, ese inmortal de nuestra Patria y de la América Morena y Latina, de las Letras y del ejercicio político decoroso, ese que se mantiene y mantendrá presente de manera eterna en el corazón de cada buen ciudadano, como lo es el imperecedero JUAN BOSCH.

 

Loa hechos, ejecutorias y realizaciones de su exitosa gestión gubernamental, confirman y ratifican lo expresado por nosotros en el párrafo que antecede.

 

El crecimiento económico del país no solo es el más alto de la región, sino que es tomado de ejemplo y de admiración; las visitas sorpresas de cada domingo  son una cita que, cada sector productivo o del campesinado nacional, esperan con  deseos y ansias; la inversión en la educación pública no solo se limitó a la aplicación del 4% del Producto Interno Bruto, sino que se propagó a la tanda extendida y a la construcción de aulas y planteles escolares de tal magnitud, cuya cantidad sobrepasa las construidas desde la fundación de la República hasta el inicio de su primer mandato; asentamientos urbanos sin precedentes y de un gran contenido de dignidad humana, como los son los de Boca de Cachón y La Barquita, por citar dos casos; la puesta en ejecución del Sistema 911, ha significado ir en auxilio de millares y millares de dominicanos y dominicanas, sin cuya asistencia la pérdida de sus vidas se hubieran convertido en una lamentable y penosa realidad; la construcción de calles, carreteras, puentes y autopistas que han hecho del país uno de los mejores comunicados de las américas; en fin, el adecentamiento del ejercito de la función pública es tan notable y ostensible, que es reconocido hasta por sus más enconados adversarios.

 

Honorables asambleístas, invitados especiales, pueblo dominicano, tal y como dijimos al inicio de estas palabras que hemos venido pronunciando, hoy empieza un periodo constitucional de cuatro años para todas las autoridades cuya elección y escogencia tiene su génesis en el sufragio universal; es por ello que desde este importante Poder del Estado, como lo es el Legislativo, hago un llamado de cooperación, fraternidad y de cohabitación con el Ejecutivo, para que de manera conjunta el país pueda seguir avanzando, como lo ha hecho hasta ahora, por senderos de bienestar, desarrollo, progreso y modernidad.

 

Al arribar al término de mis palabras, Honorable Señor Presidente, le manifiesto y le aconsejo, de la manera más respetuosa, que se mantenga como hasta ahora lo ha hecho, teniendo presente a Dios en todas sus actuaciones y ejecutorias y el éxito jamás se le apartará ni le será ajeno; y para concluir, nada mejor que hacerlo acompañado de una expresión del Gran Martin Luther King, porque por el contenido de la misma, se notará que guardan una profunda y acentuada similitud con su conducta de servicio en beneficio de sus compatriotas, a saber cito: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”.

¡VIVAN LOS RESTAURADORES DE LA REPÚBLICA!

¡VIVA LA REPÚBLICA DOMINICANA!

Muchas Gracias.

Santo Domingo, D.N.

16 de agosto de 2016

Compartir
Artículo anteriorBosch presente
Artículo siguienteLos agradecimientos