????????????????????????????????????

Se hace necesario “tocar puertas” en el próximo periodo legislativo, sostiene Gustavo Sánchez

El vocero del bloque de diputados del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gustavo Sánchez, aseguró que los legisladores peledeístas estarán presente en la Asamblea Nacional el próximo domingo 16 de agosto en la juramentación del presidente electo Luis Abinader.

Sánchez, reelecto el pasado miércoles en la vocería del bloque de diputados del PLD, agregó que los congresistas peledeístas estarán presentes en los demás actos del traspaso de mando por instrucciones de la dirección del Partido de la Liberación Dominicana.

“Los diputados del Partido de la Liberación Dominicana participaremos de manera militante en todos los actos, es un ejercicio que nos brinda la democracia para seguir fortaleciéndonos”, explicó Gustavo Sánchez.

El diputado del PLD en el Distrito Nacional dijo que bajo ninguna circunstancias abandonaran los espacios democráticos que han conquistado, “Nosotros seremos respetuosos de ese mandato que da el pueblo, por eso estaremos de manera militante en la juramentación de presidente electo”.

Adelantó que los legisladores del Partido de la Liberación Dominicana en las Cámaras de Diputados y Senadores harán una oposición constructiva y de respeto, defendiendo siempre los interese del pueblo dominicano.

Informó que a partir del 16 de agosto, PLD tendrá una representación de 76 diputados en la Cámara de Diputados, 37 reelectos y 39 nuevos a quienes orientarán acerca de los proyectos prioritarios para el país.

Expresó que en la nueva legislatura ningún partido tendrá mayoría para aprobar un proyecto de ley ordinaria, el cual requiere de 96 diputados, cantidad que no tienen ninguno de los partidos. “Eso significa que para pasar un proyecto habrá que tocar puertas”.

Cuestionado sobre la decisión del presidente Danilo Medina de no asistir a la Asamblea Nacional dijo que fue consensuada con la comisión de traspaso de mando, y que además, la asistencia del presidente no es un mandato constitucional ni tampoco una ley.