Muy atinada la propuesta de la   defensora del Pueblo, Zoila Medina, quien aspira a  que el Museo del Hombre sea también de la Mujer. Museo del Hombre y la Mujer. Menos mal que así sea porque con todas estas modernidades fácilmente se hace otra sugerencia para que además sea el Museo de los  indefinidos. Es por eso que se saluda lo de doña Zoila. En la historia dominicana la mujer tiene su impronta  y grandes aportes.

Compartir
Artículo anteriorEconómicas
Artículo siguienteComentario