Como sucede cada año las autoridades levantaron la veda a la venta de bebidas espirituosas  a determinadas horas de la noche. Han declarado, como se decía antes, rumba abierta para baile. La disposición que es hasta enero,  no le gustó a un sector, que entiende que eso contribuye al libertinaje.  Unos en contra, otros a favor, como siempre sucede en la vida con la lucha de contrario. Unos quieren que no se beba, otros quieren beber, hoy, mañana y todos los días y que siga la fiesta