Jesús Reyes Mota

En Vanguardia del Pueblo, vocero escrito del Partido de la Liberación Dominicana, fundado el 6 de agosto de 1974, se ha formado una importante generación de profesionales de los medios de comunicación, entre periodistas, fotógrafos, diagramadores y diseñadores.

Asimismo, correctores de estilo y de pruebas, muchos de los cuales se desempeñan en sus funciones o han desempeñado cargos ejecutivos en los medios donde laboran o han laborado.

Vanguardia del Pueblo ha sido una escuela de formación política y periodismo político en la República Dominicana. Sus páginas sirvieron a la expansión y desarrollo de la organización fundada por el profesor Juan Bosch.

Una de esas personas especializadas en el trajín de la elaboración del periódico es Juan Rosa, quien diagramaba Vanguardia del Pueblo junto a Guillermo Espejo cuando el proceso se hacía manual, y que había llegado a la Casa Nacional del PLD para ayudar a Fernando (Fuchiche) Rosario a pintar cruzacalles, paredes y locales del Partido en todo el país.

Durante una entrevista con Vanguardia del Pueblo, Rosa narra que en esa época el Partido de la Liberación Dominicana adquirió una máquina impresora y el secretario general de entonces, Rafael Alburquerque, la puso bajo su responsabilidad. Era estudiante de arquitectura.

Como no tenía experiencia fue a donde José Joaquín Cardona, el esposo de Ligia Amada Melo, quien era impresor y tenía una imprenta, para que le diera un adiestramiento que concluyó felizmente y con el cual pudo manejar la máquina impresora adquirida por el PLD.

Previamente hizo un curso de diagramación con la encargada de diagramación del periódico La Noticia, doña Fela, por la intermediación del profesor Juan Bosch.

El dirigente peledeísta, organizado en el PLD en 1974, informó que en la imprenta se imprimían circulares y memorandos y los folletos, volantes y materiales masivos de propaganda como los afiches menores en la máquina offset multilith.

En la multilith también se imprimía la portada de la revista Política: Teoría y Acción y las tripas, pues el grueso de la impresión se hacía en la editora Alfa y Omega.

Confiesa que tenía contactos directos con el profesor Juan Bosch y que en ocasiones el máximo líder lo llamaba a su residencia para preguntarle sobre algún tema relativo a periódico. “Era muy exigente con Vanguardia del Pueblo. Una vez, por una palabra mal escrita que salió en el periódico lo mandó a retirar completo y a imprimir de nuevo”.

Valora como una gran experiencia el haber trabajado en las ediciones de los álbumes de la corrupción, con los que se implantó un récord de venta en la historia del periodismo nacional y del cual circularon 132 mil ejemplares del primer álbum y 140 mil del segundo.

“Eso fue un escándalo. Se tiraron más de 100 mil ejemplares. Tuvimos que trabajar hasta de noche. La gente lo iba a buscar a la Casa Nacional como pan caliente”, rememora.

Unidad del PLD

Al requerirle su opinión en torno a la situación actual del Partido de la Liberación Dominicana, Rosa considera que la organización política se puede recomponer siempre y cuando el presidente de la República, Danilo Medina, y el presidente del PLD, Leonel Fernández, se pongan de acuerdo.

Expresó que el PLD deber verse en el espejo del PRD, que perdió las elecciones en 1986 por las diferencias entre José Francisco Peña Gómez y Jacabo Majluta, posibilitando el retorno al poder de Joaquín Balaguer.

Considera que en el VI Congreso Profesor Juan Bosch, celebrado en el 2001, el PLD cometió un error al eliminar el cuerpo de activistas nacionales y los círculos de estudios, convirtiéndose en un partido “electorero”.

“Eso fue una falla porque había que conservar las conquistas obtenidas por el Partido en su trayecto. Ya casi no tenemos locales y mucho menos nos reunimos. Las reuniones mantenían la armonía en el PLD. Hoy en día no nos conocemos ni nos vemos”, lamentó.

Destacó como uno de los aspectos más positivos la unificación de criterios que existía en la estructura de cuadros. “Ahora todo el mundo dice y critica públicamente todo lo que quiere y no pasa nada. Antes había respeto porque se aplicaban sanciones”.