Sin que se albergue duda alguna, el Partido de la Liberación Dominicana esta viviendo un momento brillante  en su historia.

Arriba el Partido Morado de la Estrella Amarilla a los 46 años de existencia con una simpatía popular renovada, con una militancia en las calles, con un liderazgo receptivo plenamente identificado con su pueblo.

No es un partido de grupo o de corrientes dominantes. Es  el PLD un bloque unificado en torno al pensamiento y obra de su fundador y líder histórico, el Profesor Juan Bosch.

En estos momentos de estelaridad debe predominar la sencillez, el desprendimiento, la solidaridad, el compañerismo.

Se debe insistir en la unidad;  buscar a quien  esta cerca, estrecharle la mano. La historia peledeísta registra muchos casos de abandono de las filas  por razones personales y el regreso de nuevo a la militancia.

Inspirado en la gestión de gobierno del Presidente Danilo Medina, un liderazgo colectivo coordina las acciones partidarias, teniéndose como resultado una organización dinámica, activa, renovada.

Con esas características vamos a la contienda municipal del próximo febrero, recomendando poner todo empeño para la conquista de los gobiernos locales, que dará una clara señal para el esperado triunfo subsiguiente. Las elecciones de mayo , presidencial y del Congreso.

Que se viva un momento luminoso no implica dormirse en los laureles y confiar en el  triunfo antes de lo previsto. Las metas se logran con planes y en el PLD se alcanzan esos propósitos con métodos para realizar los trabajos.

Trabajemos con el Partido por nuestros candidatos y candidatas: “Lo que el PLD  ha construido,  no podemos  permitir que se pierda” es la consigna que guía nuestro accionar.

Compartir
Artículo anteriorEconómicas  
Artículo siguienteHumorada