Aun en medio del azote del coronavirus responsable de la pandemia de Covid-19, Rusia mostró su empeño por evitar el olvido, al celebrar el 75 aniversario de la Victoria sobre el fascismo alemán.

En lugar del tradicional desfile militar en la Plaza Roja, la dirección de este país decidió efectuar una demostración de la aviación de combate, en la cual participaron unos 600 aviones y helicópteros en 47 ciudades, mientras en el Kremlin se realizó un mini-desfile.

La misión del presidente Vladimir Putin fue evitar el olvido y aprovechar el momento para rescatar, pese a la pandemia, la realización de la celebración más importante para unir a toda la población rusa en torno a un acontecimiento casi sagrado: la Victoria sobre el fascismo.

Como lo afirmó Putin en uno de sus dos breves discursos dedicados a la referida fecha, el soldado soviético fue quien se encargó de derrotar al nazismo alemán y la humanidad debe agradecer por décadas y siglos la hazaña del pueblo soviético en la Gran Guerra Patria.

Esas declaraciones se conocen cuando en Occidente muchos decidieron que pasados 75 años del momento en que fue izada la bandera del Ejército Rojo sobre el Reichstag, se puede distorsionar la historia, sin temor a que algún testigo de aquellos hechos desmienta las falsificaciones.

Sin embargo, los intentos de reescribir la historia se iniciaron casi sin terminar aún la II Guerra Mundial, con la derrota del militarismo alemán en septiembre de 1945.

Muchos grandes empresarios europeos apoyaron el surgimiento de la figura de Adolfo Hitler sobre las ruinas de una Alemania devastada tras la I Guerra Mundial, lo cual supo aprovechar quien luego sería un sangriento dictador.

Medios de prensa locales destacan que Hitler no llegó por sí solo a la posición dentro su país, pues tuvo apoyo financiero, tanto del capital nacional como el foráneo, mientras que varios países europeos hicieron todo lo posible porque Alemania atacara en primer lugar a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Sin embargo, las fuerzas fascistas alemanas invadieron y controlaron casi toda Europa, antes de agredir a la Unión Soviética, donde pensaban adueñarse de tierras fértiles, exterminar a su población y destruir el poder soviético.

Pero 75 años después, como afirma Putin, se busca que el pueblo ruso, heredero de las tradiciones de la Unión Soviética, tenga sentimiento de culpa, es decir, busque justificarse para rechazar argumentos como los de la supuesta responsabilidad en el inicio de la II Guerra Mundial.
El auge de los partidos neonazis y ultraderechistas en Europa adquirió un impulso inesperado en los últimos años que no solo atañe a Europa occidental, sino a casos como el de Ucrania, Letonia, Lituania o Estonia, donde ser fascista o tener pasado nazi dejó de ser un delito.

Por ello, aparece el esfuerzo de Rusia por recordar la fecha con el desfile aéreo y acciones como la del Regimiento Inmortal, cuando las personas muestran las fotos de sus seres queridos, participantes en la Gran Guerra Patria, que en esta ocasión se efectuó por Internet.

Las regulaciones de movimiento, a causa de la pandemia, impidió la salida de cientos de miles de personas para recordar a sus familiares, aunque el jefe de Estado promete hacerlo tan pronto existan condiciones para ello en este país.

Por el momento, las restricciones epidemiológicas se mantienen en esta capital hasta el 31 de este mes, mientras el próximo día 12, algunas regiones rusas podrían flexibilizar las medidas de contención.

En una reunión esta semana en régimen de videoconferencia, Putin destacó que se les daba a dirigentes de las divisiones administrativas la potestad de decidir si refuerzan las medidas o las reducen.
Por el momento, se conoce que en los últimos días el promedio diario de nuevos casos positivos rondó los 10 mil 200, mientas la semana concluyó con una cifra total de 198 mil 817, en tanto fueron mil 827 los fallecidos y 31 mil 916 los pacientes que salieron de los hospitales.
De acuerdo con el alcalde capitalino, Serguei Sabianin, poco más de cuatro mil personas de entre los casos positivos son atendidas de cuidado en los hospitales y de ellos apenas mil 500 están conectados a aparatos de respiración artificial y presentan cuadros de salud delicados.

Además, las autoridades sanitarias afirman que se creó un fondo de unas 120 mil camas, acompañadas de técnica especializada, en todo el país, mientras al menos una de las cinco variantes de vacunas desarrolladas aquí tuvo éxito en la etapa de pruebas preclínicas.
La semana concluye con un resultado visible del esfuerzo del personal médico y con un ejemplo de entrega y heroísmo que une a todo el pueblo ruso como lo es la Victoria sobre el fascismo alemán.