Ahí viene el cuco

Por: Mabel Lemoniel | Ha comenzado una nueva temporada. Un nuevo capítulo que se repite para convencer, y que terminan creyendo ellos y haciendo creer a los demás.

Viene con nuevas hazañas y acciones heróicas, creando nuevos mitos. Siembra dudas, abusa y sonríe.

Venden su verdad al mundo. Eligieron la narrativa y hacen que los medios no solo digan lo que quieren, sino que repitan exactamente sus palabras.

Ya se ha confirmado lo que hace tiempo se sabía. En RD hay gente dispuesta a romper con las leyes, con la constitución, con la paz y el estado de derecho para acabar con miembros de una fuerza política.

Desinformación y propaganda, pagada por los propios creyentes de la nueva fe.

Así como mucha gente ya entiende que el “Se van” no era un proyecto país, ya caen en que la vulneración de derechos y su celebración en pancartas, no es una simple opinión. Y que visto lo visto, en cualquier momento les toca.

Porque nos despertamos cada día con el uso perverso del poder, con un activismo político con toga y birrete, con el acompañamiento descarado y asalariado de lo que en vida se llamó “amor a la patria”.

El cuco es ya un sistema. Empezó con meterse a la Cámara de Cuentas, siguió con desvirtuar las funciones de la Contraloría, luego hubo que asumir la salvación de los medios tradicionales, continuó con la ayudita para declarar fuerza mayoritaria a una agrupación para restarle recursos a otra, y hacer de esto y otras acciones un todo para el “fírmame aquí, pon a rodar esto” que les crea el ambiente propicio. Todos forman parte de ese plan.

Abogados defensores presos, acusaciones que conocen los medios, mas no los imputados, imposibilitando así su defensa, medios que no te hablan de que cada día perdemos un poco del país que fuimos, de que nuestros bienes se entregan a quienes los explotarán para su beneficio particular, de que la gente agoniza en medio de tantas necesidades que ya no tienen cubiertas.

Saben que la mentira es más simple de repartir y viralizar. El plan es destruir a la única fuerza política capaz de enfrentarles, a la única fuerza política capaz de construir bienestar y recuperar todo lo que en 3 años se ha destruido. Olvidan que para alejar a la gente de la fe, no basta con destruir la iglesia.

Recomendación de esta semana: Cómo se convirtieron en tiranos, en Netflix: