Obras son amores

Roberto Rodríguez Marchena
Por: Roberto Rodriguez Marchena |

Desconcierta que un jefe de Estado o de Gobierno (distinto a un opositor) adelante su intención de repostularse, arengue a sus tropas en medio de alzas incontenibles de precios y convoque a los ciudadanos a mirar el futuro cuando es administrador del presente.

Un presente, toca decir, que se muestra complejo en todas partes del mundo, incierto, volátil y acompañado de presagios recesivos de la economía y de malestares sociales.

En los EE.UU., la secretaria del Tesoro no sabe cuándo parará la inflación (que ya dura 18 meses y creyó “transitoria”), tampoco si podrán evitar que la economía caiga en recesión.

A los líderes del Partido Demócrata les gustaría esperar que pasen las elecciones legislativas de noviembre para evaluar la conveniencia o no de la repostulación del actual presidente.

Una de las dificultades, de acuerdo a encuestas internas, según POLITICO, medio de comunicación de ese país, es que una parte importante de la población “desconoce las obras que habría realizado su presidente”.

Si el mal momento presente es el mejor momento, me temo que hay encuestas e informes que los ciudadanos no conocemos sobre peores momentos que se avecinan.