Un cambio en reversa

Un discurso de anuncios y pocos resultados concretos, así define José Dantés Diaz, la intervención del presidente Abinader en el Salón de la Asamblea Nacional.

José Dantés, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, negó que la República Dominicana esté mejor que cuatro años atrás y que haya cambiado para bien, como dijo el presidente de la República en su discurso en la reunión conjunta de legisladores el pasado 27 de febrero.

“Habría que preguntarles a los dominicanos si están mejor ahora que cuatro años atrás. Yo creo que la República Dominicana ha cambiado en estos tres años, pero no ha cambiado para bien”, declaró Dantés.

En declaraciones al programa El Sol de la Mañana, el también secretario de Asuntos Jurídicos del PLD dijo que este gobierno tiene un aumento neto de la deuda de más de 15 mil 677 millones de dólares, lo que equivale a 382 millones mensuales, representando un crecimiento superior al 70% de los que se tomaron en los gobiernos pasados.

Denunció que muchos de estos préstamos se hacen para gasto corriente, sobre todo pago de nómina, no para gasto de inversión. “Eso es grave porque significa que el gobierno se endeuda para mantener una empleomanía, es decir, unos gastos que no representan ningún tipo de retorno como país y como gobierno”.

Sobre la supuesta bonanza económica señaló que lo cierto es que la cifra del Banco Central dice que el incremento de los precios ha sido de un 25 por ciento en lo que va de gobierno perremeísta, equivalente al segundo más alto de Centroamérica y el quinto de Latinoamérica.

Indicó que la tasa baja en la historia de los desempleos en el país la refiere el informe de Panorama Laboral de la OIT del 2023 que dice que la República Dominicana junto con Perú son los dos países con menor crecimiento post pandemia.

Aclaró que en el país ha habido un crecimiento, pero es del trabajo informal y que para igualar el número de empleos formales pre pandémico faltan alrededor de 44 mil empleos.

En sentido general resumió el discurso del presidente como una alocución que enumeró una serie de actividades, pero con muy pocos resultados en concreto.