Alto a la Violencia Contra la Mujer

Por: Luis Fernanadez | El pasado 25 de Noviembre se conmemoró
en todo el mundo, el día internacional de la
eliminación de la violencia contra la mujer,
fecha en la cual se denuncia la violencia que
se ejerce sobre las mujeres y se reclaman
políticas en todos los países para su
erradicación. La convocatoria fue iniciada
por el primer encuentro feminista
latinoamericano y del caribe en el
año 1981.
Esta Fecha se escogió en conmemoración a
que el 25 de Noviembre de 1960 por
ordenes del dictador Rafael Trujillo fueron asesinadas, en
la República Dominicana las tres hermanas
Mirabal ( Patria , Minerva y María Teresa), lo que fue acogido por la
Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 54/134
el 17 de Diciembre de1999.
La violencia contra las mujeres va en un peligroso aumento en el
mundo y está convirtiendo a Latinoamérica en una de las regiones
con los índices más altos de feminicidio, donde 4.050 mujeres fueron
víctimas de feminicidio en 2022 y en la que la población femenina
también sufre de desigualdad, pobreza, miedo a denunciar y falta de
normativas que la protejan.
Es por todo esto que el pasado 25 de Noviembre miles de mujeres de
Latinoamérica, se manifestaron en defensa de sus derechos, con
motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra
la Mujer, una región, donde, de acuerdo con la Comisión Económica
para América Latina y el Caribe (Cepal), se registra al menos el
asesinato de una mujer por razones de género cada dos horas,
Organizaciones feministas, sociales y de derechos humanos
convocaron marchas para reclamar a las autoridades más estrategias
y políticas para poner fin a esa violencia y combatir otras lacras que
afectan especialmente a la población femenina, como la desigualdad,
los abusos sexuales y el acoso, en América Latina y el Caribe se hace
obligatorio prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las
mujeres y las niñas.
La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer de
las Naciones Unidas la definen como, "todo acto de violencia de

género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico,
sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales
actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se
producen en la vida pública, como en la vida privada”.
Los datos regionales más recientes, entregados por organismos
oficiales al Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y
el Caribe (OIG) de la CEPAL, publicados esta semana, más del 70%
de los casos las víctimas son mujeres entre 15 y 44 años, mientras el
4% corresponde a menores de 15 años En el caso de Panamá y
Uruguay, el porcentaje de menores de 15 años víctimas de
feminicidio supera el 10%.
Debemos destacar que según el observatorio de igualdad de genero
de la CEPAL ,las tasas más altas de feminicidios registradas durante
2022 por cada 100.000 mujeres fueron, Honduras (4.6), República
Dominicana (2,7) ocupando el 2do. Lugar en America latina, le siguen
El Salvador (2.4 ), Bolivia (1.8 ) y Brasil (1.7) , esta situación de
altos feminicidios es muy grave y dolorosa para la República
Dominicana.
Lo que debe conducir a las instituciones responsables a trabajar por
los derechos de las mujeres, a promover acciones que garanticen sus
derechos humanos, coordinando con la sociedad civil planes a corto y
mediano plazo, para que la situacion no desborde a la sociedad y se
pueda dar respuesta al fenómeno de la violencia de género,
sensibilizando sobre este crimen a toda la sociedad.
Esto se corresponderia con el llamado de la ONU y los organismos de
derechos humanos a los gobiernos latinoamericanos a impulsar de
manera urgente políticas de género en esta región, y a lo dicho por la
directora regional de ONU Mujeres, María Noel Vaeza, al asegurar: “la
evidencia demuestra que la presencia de un movimiento feminista
fuerte y autónomo es un factor crítico para impulsar el cambio de
políticas públicas para la eliminación de la violencia contra las
mujeres”
El secretario ejecutivo de la Cepal, José Manuel Salazar-Xirinachs,
manifesto esta dramática frase,“No nos cansaremos de repetirlo:
América Latina y el Caribe tiene el deber de prevenir y eliminar todas
las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Es inaceptable
que más de 4.000 mujeres y niñas sean asesinadas cada año en
nuestros países por razones de género”.

La violencia contra la mujer tal como lo dice el secretario general de
la ONU, António Guterres, es una terrible violación de los derechos
humanos y una crisis de salud pública”, la cual muchas veces es
silenciada por un sistema que facilita la impunidad de los perpetradores,
la estigmatización social y la vergüenza que sufren las víctimas, lo que
debe ser combatido, para evitar el retroceso de los derechos de las
mujeres y conseguir un mundo libre de violencia de género.