El Comité de Asuntos Internacionales de la Duma de Estado (Cámara Baja del Parlamento ruso) destacó las cualidades profesionales del saliente embajador dominicano José Manuel Castillo Betances, quien se egresó con honores de la Ex URSS, de la facultad de Relaciones Económicas Internacionales; en un certificado de reconocimiento por su amplia trayectoria de servicio diplomático.

“Por una contribución sustancial en el desarrollo de las relaciones ruso-dominicanas y el acercamiento de los enfoques en la agenda internacional”, dice el certificado firmado por el miembro del comité Antón Morózov, cuya copia fue compartida con nuestra redacción.

El organismo a la conclusión de la gestión en Rusia del embajador dominicano otorgó un certificado de reconocimiento por su amplia trayectoria de servicio diplomático.

Reconociendo que durante dos décadas tuvo el honor de representar a su país República Dominicana, en el marco de diversos organismos multilaterales, como en la esfera bilateral.

De la misma forma valoró el gran aporte del diplomático caribeño por consolidar las relaciones bilaterales entre Rusia y la República Dominicana.

“Embajador siéntate con el deber cumplido. Usted nos ha mostrado el verdadero rostro del pueblo dominicano: Un pueblo patriótico, laborioso, alegre, hospitalario y solidario. Esa es la explicación por la cual como bien usted destaca se ha incrementado sustancialmente el comercio, el turismo, las inversiones y los intercambios entre RD y Rusia. Le confieso que estamos eternamente agradecido por haber acercado más a nuestras dos naciones”. Apuntó el diputado Antón Morózov.

De su lado , Castillo Betances, al expresar su profundo agradecimiento por tan honrosa distinción de la Duma de Rusia, resaltó que nada es tan noble en la carrera diplomática como fortalecer las relaciones, la solidaridad y la amistad entre los pueblos.

Explicó que la diplomacia y la política son de esas ciencias que solo deberían ejercerlas aquellos hombres y mujeres altamente comprometidos con valores y principios, capaces de ser sensibles al dolor humano.

“Así, tendrán espacio para levantar su voz en contra de las injusticias y las crueldades que con frecuencia se observan en diversas manifestaciones de la actividad del hombre, como el tráfico de seres humanos, los abusos infantiles, la tortura institucionalizada, el hambre, la pobreza, la brutal desigualdad, la destrucción del medioambiente y la crueldad de la guerra”.

Planteó que son esos los grandes temas que deben mover la razón de ser de un diplomático comprometido con su pueblo. Apunto.