Literalmente se pasa hambre en RD

Es calamitosa la situación de los productores agropecuarios del país, denuncia, Geovanny Arias, de la Secretaría de Asuntos Agropecuarios del PLD

Geovanny Arias, Subsecretario de Asuntos Agropecuarios del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) e integrante del equipo coordinador del movimiento “El Campo con Abel”, definió como calamitosa la situación del campo dominicano, fruto de las políticas desacertadas aplicadas por el gobierno y la desatención al sector agropecuario.

Arias acompañó a los productores agropecuarios en la rueda de prensa del movimiento del sector externo en respaldo a la candidatura presidencial de Abel Martínez, reiterando allí que la seguridad alimentaria se ha perdido y que cada día la gente está comiendo menos: “Aquí literalmente se está pasando hambre”. dijo al denunciar la disminución en la ingesta de alimentos.

“El gobierno del PRM, del mal llamado cambio se ha caracterizado por la protección a las importaciones en detrimento de los productores y consumidores de República Dominicana”, dijo Arias atribuyendo a esa situación la integración de los diferentes sectores en el movimiento “El Campo con Abel”.

Recordó que lo primero que hizo el presidente Abinader al asumir el poder fue cancelar 975 profesionales del sector agropecuario, a los que hoy en día a muchos no se les ha dado sus prestaciones laborales.

Dijo que dentro de los cancelados se encuentran 73 mujeres que fueron canceladas sin ninguna justificación más que política.

Agregó que entre los cancelados también figuran un gran número de profesionales de la sanidad vegetal, quedando desprovisto los puertos y aeropuertos que trajo como consecuencia la peste porcina africana y la presencia de plagas y enfermedades.

Geovanny Arias, definió los actuales momentos como una situación difícil que se vive el sector agropecuario nacional con altos precios en los productos de primera necesidad, una rentabilidad muy baja, una desatención del Gobierno que llevado a productores a botar o regalar productos por la competencia desleal de productos comprados en el exterior.