Renovación de un compromiso histórico

Edición No. 1690 Del 17 al 31 de enero de 2017

Cuando el lector de esta edición de Vanguardia del Pueblo la tenga en sus manos o esté frente a la versión que tenemos a su  disposición en la página  digital del Partido, habrá pasado la fecha conmemorativa del 204 aniversario del nacimiento del padre por antonomasia de la patria dominicana: Juan Pablo Duarte.

Duarte nació el 26 de enero de 1813, en lo que era la ciudad colonial de su época. De familia acomodada, para su tiempo, recibió influencia de las ideas avanzadas que les correspondió a sus contemporáneos. Sobre la base de esas ideas y del estado de la situación que se vivía en el país como resultado de la ocupación haitiana iniciada por Jean Pierre Boyer el 8 de febrero de 1822, se impuso la tarea de lograr la independencia nacional.

Hombre de visión, estratega y táctico natural comprendió que no podría lograr su propósito sin una organización. Fue así como se dedicó a la formación de La Trinitaria en 1838, integrada por jóvenes de iguales ideales. En 1840 crea La Filantrópica, organización dedicada a la propaganda política  a través de la presentación de obras de teatro. Ambas ponen de manifiesto la capacidad organizativa de Duarte.

Su visión de táctico queda evidenciada con su iniciativa de concertar alianza con un sector de los haitianos adverso a Boyer denominado reformista.

El trabajo dio resultado: la noche del 27 de febrero de 1844 se proclama la independencia. Había motivo para estar satisfechos. Así debieron sentirse Duarte, que en ese momento se halla fuera del país como consecuencia de la persecución desatada en su contra por las autoridades haitianas, y sus compañeros de lucha.

Luego vendrán luchas intestinas y más persecuciones. Pero Duarte se mantendrá fiel a sus anhelos de libertad y progreso para su pueblo. Cuando se produce la anexión del país a España en 1863, vuelve y desenvaina la espada redentora y lucha por el rescate de la independencia cercenada.

Su vida fue una lucha permanente por su pueblo. Incluso en aquellos momentos y circunstancias en que no se hallaba en el país.

A ese hombre es al que en esta fecha se le rinden los más merecidos homenajes en correspondencia con su grandeza. No hay un pueblo en el que no haya una calle o un parque o una institución que no lleve su nombre.

Y la fecha de su natalicio es tomada como el inicio para la celebración del mes de la patria, que concluye en la fecha más  significativa para los dominicanos y las dominicanas: el 27 de febrero. Esta es una iniciativa del primer gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, que desde su fundación se propuso mantener  en alto el recuerdo y el  ejemplo de nuestros héroes nacionales. Es más, el mismo día de la fundación del Partido el Profesor Juan Bosch proclamó que la misión de  la organización no era otra que concluir la obra iniciada por Juan Pablo Duarte y sus compañeros de lucha.

La fecha resulta propicia, pues, para renovar ese compromiso, aún  vigente, con la incorporación de los retos que imponen los nuevos tiempos.